Header Banner
Header Banner

Suzanne Powell

Suzanne Powell
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Donde pones tu atención el universo lo expande

“Se aprende a buscar la raíz de una enfermedad conectando con el campo magnético, el sistema nervioso y el alma de la persona” ¿Qué hace falta para empezar un proceso de auto-sanación?

Cuando hablamos de comenzar un proceso de auto sanación, hablamos de buscar la raíz de esa enfermedad. Con la Técnica Zen, los alumnos que ya tenemos capacidad, utilizamos nuestro campo magnético para detectar dónde está la raíz de la enfermedad y verificar si existe a nivel mental, emocional o espiritual. Cuando se desconoce a qué es debida la enfermedad, utilizamos esta técnica, precisamente para verificar si la raíz se encuentra en el plano espiritual, ya que que no se contempla en la medicina convencional.

Fusionamos nuestro campo magnético con el de la otra persona, produciendo un estímulo dentro de su sistema nervioso, detectando las señales para conocer el origen del problema, (físico, mental o espiritual).

Para nosotros es bastante fácil, pero es un proceso tan sofisticado, que va más allá del diagnóstico médico, dentro de la medicina convencional.

 

Usted afirma que “Muchos casos de Alzhéimer no lo son en realidad”. ¿Cómo diferencia entre los que son y los que no?

Cuando una persona padece esta enfermedad, tiene momentos lúcidos en los que reconocerá a sus familiares aunque sea a ratos, tendrá recuerdos de su vida y sabrá cómo manejarse en su entorno por momentos. En cambio, cuando no es Alzheimer, decimos que es una posesión; significando que esa persona no es la original, que otra ha robado su cuerpo, el cual no conoce, y que, por consiguiente, no sabe la historia de la vida de esa persona, ni reconoce a su familia.

Suelen ser personas de mucha fuerza y carácter, (porque para ser ladrón de un cuerpo hay que tener carácter) y suelen ser agresivos. A menudo no controlan su cuerpo, suelen ser torpes, con tendencia a tambalearse o caerse.

En la Técnica Zen, utilizamos en concreto un Toque Zen específico, un reset a través del cual ayudamos a que la persona original pueda volver a su cuerpo. Esta experiencia es a menudo bastante dura para los familiares que viven con esa persona, ya que deben tener comprensión y confiar en nosotros para poder ofrecerles al menos, una esperanza para recuperar a su familiar. No siempre es posible, pero al menos es una esperanza.

 

“Somos capaces de manifestar todo aquello que queremos.”

 

“Cuando uno cree que tiene ausencia de abundancia, el universo expande esa vibración, expandiendo la ausencia de abundancia” ¿Existe algún tipo de pauta para conectar con el universo? ¿Somos capaces de tener todo lo que queremos?

Donde pones tu atención, tu enfoque, tus pensamientos y compasión, el universo lo expande. Expande lo positivo y lo negativo. No necesita comprender qué es bueno o malo. Cuando tu enfocas tu atención, le añades vibración y si además le sumas pasión, se expande más rápido y más lejos, haciéndose más grande. Se crea una espiral de “más de lo mismo”.

Ese universo también está dentro de nosotros. Conectamos con él conectando con el universo que está en nosotros, alcanzando la comprensión inicial, de que todo lo que queremos tener en la vida, ya lo tenemos dentro. Es aprender a proyectar fuera desde dentro, para que se manifieste, a no esperar a que lo externo tenga la conjugación perfecta para manifestarse, ya que en general nos quedamos observando y esperando a que esto pase, en lugar de tomar las riendas con fuerza, confianza y constancia a través de nuestros actos, nuestras palabras e imaginación para ser así, co-creadores de la realidad.

Somos capaces de manifestar todo aquello que queremos. Si lo crees, lo creas.  Si hay dudas, lo bloqueamos, si hay frustración, la ausencia se expande.

Los niños son perfectos co-creadores, cuando quieren algo, lo piden con intensidad, aunque sea a través de una pataleta que pone a su madre nerviosa, que al final termina rindiéndose. Por eso en mi libro “Aprende a ser tu maestro”, enseño cómo aprender a manifestar tu realidad según tú quieras vivirla. Gandhi decía: “Sé el cambio que quieras ver en el mundo”, por eso la importancia de la auto-maestría.

 

¿Puede el “Toque Zen” ser un efecto placebo?

Pues no, porque no lo es. En realidad tenemos muchas pruebas de cómo funciona. A los propios alumnos, al final de la primera clase siempre les pregunto qué han sentido, y al unísono (al margen de si son cien o mil alumnos) el 99% dice tener las mismas sensaciones y al mismo tiempo.

Si hablamos de efecto placebo, cuando alguien cree que puede necesitar ayuda, y alguien de su confianza le hace entrega de una pastilla mágica y cree en esa persona, y en esa pastilla, pues sí puede crear un efecto placebo. En cambio el Toque Zen es algo tan divino, tan útil y tan necesario, que cuando una persona está en agonía sufriendo y retorciéndose de dolor y un alumno aplica un Toque Zen y en cuestión de segundos desaparece ese dolor, la persona se hace consciente automáticamente, al recuperarse en segundos. No está contemplando la posibilidad de un placebo, al igual que no lo hace la persona que lo práctica.

Realmente, para valorar lo que es un Toque Zen y su efecto, uno tiene que ser alumno, para saber discernir la diferencia. Es algo fácil al alcance de todos, útil y práctico en la vida diaria y por supuesto sin ningún tipo de condicionamiento económico, social o intelectual. El único requisito, es que la persona sea voluntaria para aprender y que tenga como mínimo 16 años. Quien viene a aprender, es porque lo está deseando desde su alma, o porque las circunstancias le han llevado hasta ese espacio y tiempo, en ese momento de su vida.

 

9788416233946“El ser humano tiende a desconfiar y a buscar defender su propio ego” ¿Qué tal se lleva con el suyo?

Mi trabajo es dar, y doy desde el amor incondicional. Cuando una persona viene a mi a buscar, no intento convencerla de nada, simplemente me brindo a ayudar desde el amor incondicional. Cuando mil personas vienen a buscar ayuda doy lo mismo, de uno a uno para que abran su mente, su corazón y sus manos.

Para mi no son mil personas, son: una, más una, más una, y así es como lo vivo.

Aunque se muevan las masas, para mi, todos son seres humanos merecedores de recibir toda la atención, para que su capacidad se active y su memoria se recupere, para que sepa quién es realmente, de dónde ha venido y hacia dónde va, para que a través de su evolución personal pueda ser una influencia hacia el gran momento del despertar colectivo.  Por eso, cada pieza en ese puzle es tan importante, no hay mejores ni peores, ni más ni menos especiales. Todos juntos tenemos que aprobar el curso, todos juntos o ninguno.

Yo solo soy una pieza más en el puzle, mi única diferencia, es que he andado un poquito más adelante, para captar la información y poder retroceder, para coger las manos de mis hermanos y mis hermanas y caminar todos juntos, gracias a toda la ayuda que estoy recibiendo.

Siempre digo que yo no enseño nada, solo ayudo a recordar lo que han olvidado, y dado que en su día tuve la gran suerte de sentir la mano que se me tendió en el camino, ahora me toca a mi, tender esa mano para ayudar a recordar.

 

“Mi trabajo es dar, y doy desde el amor incondicional.”

 

“Cuando una persona se hace adulta, se desconecta de su alma, de la información y el recuerdo de quién es realmente” ¿Quiénes o qué somos realmente?

Realmente somos seres espirituales viviendo una experiencia física. Hemos elegido venir aquí en este momento y este espacio. Venimos a recordar quiénes somos. Hemos caminado mucho tiempo en el laberinto del olvido (800 millones de vidas) para vivir experiencias humanas, para ser quienes somos en el aquí y el ahora.

Hemos tenido que vivir experiencias dentro de la dualidad, experimentando desde lo más bajo hasta lo más alto, el final de este gran ciclo solar. Hemos dado toda la vuelta para salir de la oscuridad y entrar en el amanecer. Un momento maravilloso para la humanidad, tantos seres que están despertando de forma colectiva, como jamás hemos vivido. Ha sido el propósito de aceptar no recordar, para desaprender lo que hemos aprendido. Para aprender a recordar como si fuera un juego, interactuando constantemente los unos con los otros, regalándonos experiencias  maravillosas.

Cuando una persona empieza a despertar, sale del modo “qué casualidad, muchas veces he visto esa misma señal”. Si en lugar de unir las experiencias, empieza a cuestionarlas más allá de lo que pueda parecer una experiencia fortuita, desconectada del resto de su vida y de todas las personas, será consciente de ese momento, que se convierte en mágico.

Cada uno está volviendo a su origen como espíritu, como alma. Es volver a casa, a ese lugar de donde venimos.

 

“Para pasar del conocimiento a la sabiduría, se necesita humildad” ¿En qué medida debemos desaprender lo aprendido?

Es cierto, para pasar del conocimiento que tenemos en el cerebro, el “software” adquirido en esta vida, pasar a la sabiduría contenida en el alma, (acumulada en 800 millones de vidas) que se encuentra en nuestro centro, lo que llamo la super-memoria, para poder pasar del conocimiento a la sabiduría, tenemos que salir del modo mente. No pensar, no razonar, sino sentir, llegar al corazón. Para poder acceder a nuestro alma, sentir y recordar, tenemos que aparcar la mente a través de la meditación, la respiración consciente, para aprender a olvidarnos de nosotros mismos. También a través del Toque Zen, tenemos la oportunidad durante 5 minutos para olvidarnos de nosotros mismos.

En cuanto a la medida en que debemos desaprender lo aprendido, depende de cuán complicado seas. Si tienes una mente muy científica, muy racional, y tienes tendencia al análisis constante, te costará más soltar lo aprendido.

Los niños son buenos maestros, es más fácil observarlos, ya que no pasan por la mente, lo que realmente sienten lo sienten y viven y ya. No necesitan más, solo disfrutar con intensidad el momento.

Cuando el ser humano entra en el modo más inocente, humilde y sencillo, es mucho más fácil soltar lo aprendido. Así que sé sencillo y humilde. Ten presente al niño interior desde el amor y con alegría. Disfrútalo como un juego y sin tomarte tan en serio.

 

“Cuando una persona empieza a despertar, sale del modo “qué casualidad, muchas veces he visto esa misma señal”

 

¿Cómo explicaría a un niño el concepto de aquietar la mente?

Sorprendentemente, para ellos es fácil. Les dices “cerrad los ojos y no pensad” y con la voz, simplemente les llevas a un estado de quietud y paz. Ellos sueltan fácilmente los pensamientos. Si les dices que sueñen, o que vuelen con su mente, ellos entran en un estado de meditación, sin ponerle la etiqueta de meditación. Fluyen y vuelan, y cuando terminan la sesión, te sorprendes de todo lo que aportan, sobre su propia experiencia de meditar, sin saber lo que es la meditación, por lo que con los niños, es realmente fácil.

 

“La sensación de encontrarte con un alma gemela es la de reconocer y sentir a una persona a quien amaste intensamente en una vida pasada. No existe una sola, desde el momento en que llevamos ochocientos millones de vidas a cuestas” ¿Cómo se reconoce una vida pasada? ¿qué papel juegan las creencias en esta afirmación?

Cuando te encuentras con un alma gemela, o una persona que has amado mucho en otra vida, automáticamente, la supermemoria (en nuestro pecho, donde ponemos la mano cuando decimos “yo soy” “yo soy feliz” “yo te reconozco”) o 4º chakra, hace un movimiento, que hace que sintamos algo ahí. Es nuestra supermemoria la que nos dice: “eso lo reconoces”. Es un momento importante para ti. Presta atención y tendrás una avalancha de sensaciones y de emociones, y no sabrás exactamente porqué, tanto bueno como malo, ya que puede ser que una persona te produzca rechazo, que no la soportes y no sepas porqué, o que al contrario, simplemente sientas una gran atracción física, al margen de que sea mayor que tú, o más joven, o del otro sexo. El caso es que no sabes identificar por qué tienes ese sentimiento hacia esa persona: almas que han estado cerca de nuestro corazón en otra vida.

Es importante entender que, en cualquier lugar, en cualquier momento, va a haber alguien que nos llame la atención, que suceda en una reunión, en una parada de autobús, en el cine, habrá un cruce de miradas que puede incluso confundirnos, ya que vamos a estar interactuando constantemente.

Si eres soltero/a y esa persona es soltero/a no hay ningún problema, se puede dejar fluir, ya que quizás habéis quedado en esta vida y este es vuestro momento. Lo que no debes hacer es interferir en una relación, en el caso de que esa persona tenga ya un compromiso, esté casada o tenga pareja, porque te vas a buscar problemas.

En cuanto a cómo se reconoce una vida pasada, funciona exactamente igual, será un lugar, unas circunstancias que se repiten, y las personas que interactúan en esa experiencia o sensación de deja vu.

Si hablamos de creencias, si lo crees, lo creas. Depende de lo que cada uno está dispuesto a evaluar como correcto o incorrecto, según sus creencias. Si sientes algo en tu alma, no hay creencias que valgan, puedes ir más allá, no solo sentir, sino preguntarte: ¿porqué me siento así con esa persona o en ese lugar? y pedir respuestas más allá de lo que pueden ser simplemente creencias mentales.

 

“La vida es para estar en el presente, ese regalo que se nos ha dado, disfrutar de todas las experiencias, utilizando esos los cinco sentidos”

 

Para usted, ¿Cuál es el propósito de la vida?

Para mi, la vida es para vivirla, experimentar para recordar, para disfrutar, para compartir nuestros dones y talentos con la humanidad. La vida es para estar en el presente, ese regalo que se nos ha dado, disfrutar de todas las experiencias, utilizando esos los cinco sentidos, para disfrutar de lo físico, para sentir con el corazón y para compartir.

Para mi, ese es el propósito de la vida, más allá de una misión, ya que cuando uno está en ese estado presente, como hacen los niños, está realmente viviendo su propósito, y uno se aleja de su propósito, cuando siente que debería estar haciendo algo y no lo está haciendo, eso es lo que le resta paz, armonía y felicidad, porque no termina de encontrar su propósito, y esa frustración hace que baje su vibración, cuanto más baje su vibración, más cambiará su estado emocional, y más perderá el sentido de la vida.

 

Una entrevista de Carolina Liébana

Suzanne Powell
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Artículos relacionados

Deje un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR