Header Banner
Header Banner

Inka Martí

Inka Martí
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

La fotografía es una cápsula del tiempo en un haz de luz

Su fotografía me sumerge en un estado de conciencia bellísimo, más allá de la persona, transporta e invita a la reflexión; más que mirarlas las siento. Al margen de los ojos del público ¿para qué le sirve el arte?

Me alegra profundamente que mis fotos la transporten a este estado de conciencia. Desde niña he sentido la necesidad de compartir belleza y alegría. No siempre lo consigo. No siempre estoy en un estado anímico capaz de percibir la belleza. Hace poco tuve un sueño en el que me encontraba en una hornacina cubierta por hiedra a un extraño ser menudo y azulado que era en si mismo un instrumento musical. Los pulmones, que parecían unas branquias de pez, eran las cuerdas de un instrumento y con su boca soplaba un instrumento de viento. Creo que es una imagen conectada con el arpa eólica de la que hablaba Keats y que tanto significa para mí: el sentimiento de que nuestra alma es un instrumento que vamos afinando hasta ser capaces de expresar las armonías más sublimes. El diapasón cósmico es para mi la Naturaleza. Me interesa el re-encantamiento en el arte a través de lo espiritual como ya apuntaron las vanguardias a principios del siglo XX.

Por esto me interesa regresar a lo que hemos perdido. El artista profeta, como decía Franz Marc, o mejor aún, la figura del poeta mago de Novalis. Esta cualidad espiritual es la que busco en el arte en contraposición del artista mercader de los últimos tiempos.

 

Alfred Sonnenfeld dice que la belleza, al igual que la verdad, nos infunde entusiasmo y alegría, nos ayuda a contemplar el mundo con admiración y asombro. ¿Dónde encuentra usted belleza?

Y no puedo estar más de acuerdo con Sonenfeld. En un plano más exterior, mis imágenes son de alguna forma mi particular protesta ante la destrucción que me rodea. En todas las formas del arte contemporáneo se refleja el horror y la fealdad. Yo en cambio siento la necesidad de hablar de lo opuesto, de belleza. Elevar los ánimos en lugar de descender más y más a la melancolía y el horror. Sólo así podemos encontrar una salida al absurdo desaguisado autodestructivo que nos circunda. La belleza es un estado del alma opuesto a la melancolía. En un estado deprimido solo veremos el lado oscuro de la vida, la belleza se oculta, y la sombra nos impide ver lo luminoso.

 

“Mis imágenes son de alguna forma mi particular protesta ante la destrucción que me rodea”

 

La fotografía ¿no sería una forma de burlar al tiempo, siempre un aquí y ahora?

La fotografía es una cápsula del tiempo en un haz de luz. Me ha conducido a  un ensimismamiento en temas tan fascinantes para mí como son la luz, el color y el tiempo. Cada vez me interesan más estos aspectos sutiles de la realidad. Contemplo la fotografía  como un espejo de mi ser interno. Me sorprendo cuando al tomar la cámara y salir al jardín o al campo a cazar imágenes, puedo repetir el mismo lugar cientos de veces y siempre aparece algo distinto. La singular conexión que se establece entre el estado interno y la sincronicidad que se materializa o manifiesta en lo externo.

Un día, sin darme cuenta, retraté una niña luminosa en una flor azul. Analizado con los ojos diurnos de la razón, la configuran los estambres que por un efecto de la luz han creado esta forma que se asemeja a las hadas de las que hablan los cuentos feéricos. Pero lo que me dejó muy sorprendida fue que al poco tiempo cayó en mis manos un libro de Albert Hoffman sobre las plantas visionarias y en él un capítulo dedicado a la misma flor azul que había retratado; descubrí que para los chamanes en esta flor habita una niña luminosa  que cura al paciente explicándole lo que padece. La niña de esta flor se encuentra en los ritos que van desde la India hasta los indios zapotecas. Todos esto me produce cada vez más extrañeza y fascinación, y me convence del misterio que nos habita.

 

También me interesa la imagen fotográfica como cápsula del tiempo que retiene energía. Es la máquina del tiempo perfecta para dejar testimonio de nuestra memoria y recuerdo, pero a la vez, y eso es lo que más me intriga actualmente, es el concepto  de la clarividencia. Para poner un ejemplo que no sea el de la ridícula pitonisa saca-perras con la que se asocia inmediatamente esta palabra mencionaré la historia del poeta Rilke.  Según explica la princesa Thurn und Taxis en sus cartas, cada una de las palabras de sus Elegías de Duino “le fueron dictadas” a Rilke mientras “contemplaba sin cesar dos fotografías de dos parientes muertas de la familia que le fascinaban. En Duino, [Rilke] vivió entre sombras. No sólo sentía la presencia de Theresina, sino que otras dos figuras —hermanas de mi madre— le eran tan presentes como si el tiempo se hubiera detenido”. El tiempo que pasó solo en Duino sus únicas acompañantes eran estas “presencias tenues” acaba. Y eso es lo que me fascina y me pregunto: ¿qué es está extraña cualidad, esa especie de energía cautiva que contienen las fotos?

También busco en mis fotografías la misma luz de mis sueños. Busco la tonalidad, azul verdosa o dorada o blanquecina que veo en mis sueños. Las aguas, la naturaleza y su misterio, la luz onírica me persigue y cobra vida en lo que fotografío. Siempre a la caza de lo sutil y de lo invisible.

 

Amor, único elixir que tengo para conservar y encerrar a la belleza; misterio que habita en el pétalo de la flor pero el amante insiste en arrancarlo con sus manos. ¿Qué le hace retirar la mirada?

Los Rishis nos dejaron el legado poético de los Vedas y en ellos se expresa una idea que a mí me parece muy sugerente: el mundo no es más que un juego cósmico entre dioses y humanos que cambian y transmutan a través de la facultad creativa de la Imaginación. Según ellos, los dioses crearon el Universo y a su vez, nosotros a través de nuestra imaginación creamos nuestro mundo. Y todo se interrelaciona.

Siguiendo esta idea diríamos que hemos imaginado este sistema económico, político, social y energético. Por tanto me aplico en imaginar algo distinto ¿cómo sería un sistema económico diferente que este abrumador Monopoly mundial al que nos toca jugar? ¿No sería fabuloso que los partidos políticos presentarán en sus campañas soluciones imaginadas en lugar de lograr, a través de la demagogia y el populismo, el voto del desencanto?

Es tanta la barbarie circundante que opto por retirar la mirada para ocupar ese tiempo en fijarla en todos aquellos brotes de esperanza, de pequeñas comunidades y personas que están aportando ideas nuevas, soluciones, acciones. He entendido que es superfluo dedicar más tiempo a conocer más detalles de lo podrido porque solo consigo colapsarme: la queja solo me embrutece y no aporto nada bueno.

 

“Todo apunta que la corrupción del ser humano, codicia y materialismo, los extremismos y la destrucción de ecosistema, nos conducen al colapso”

 

Mi perro es uno de mis mejores Maestros, carente de ego, ni quiere ni pretende ser más de lo que es; simplemente es. ¿Cuál es la mejor lección que le ha dado la vida hasta ahora?

Destacaría tres, imprescindibles para mí. La Imaginación, en cuanto concepto místico y hermético, que nada tiene que ver con la fantasía.

Como ya apunté, el “hacer-alma” (making-Soul) de Keats: “habrá inteligencia o chispas de divinidad en millones, pero no son almas hasta que adquieran identidad, hasta que cada uno tenga su personalidad”. Creo que esa idea de afinar el alma que aportó el poeta es algo primordial para comprender lo que debemos hacer en este mundo.

Y añadiría como tercera, la idea de la responsabilidad individual basada en una moralidad natural. Ese aprendizaje diario de la responsabilidad hacia mí misma y todos los seres con los que cohabito es quizá la lección más importante que me ha dado la vida. Creo por tanto que si queremos vivir en un mundo más armónico, el camino sólo puede ser a través de uno mismo. Uno mismo tiene que evolucionar. La persona se responsabiliza de sí misma, de su libertad, de sus límites y valores y por tanto  actúa de forma cooperativa y responsable con la comunidad. Es un esfuerzo evolutivo conjunto. El objetivo es la libertad pero la libertad también comporta responsabilidad y esfuerzo.

 

El insulto más grave es mejor que el silencio y un poema o un cuadro sin alma, un bofetón sin manos. ¿Qué ve en el mundo que le rodea?

Me preocupa la polarización que vivimos en Europa y nuestra imposibilidad de desprendernos del pasado del siglo anterior y evolucionar. No comprendo que todavía el ser humano aferre su identidad a una nacionalidad en lugar de contemplar al ser humano en su totalidad. Tampoco comprendo la resurrección de las viejas ideologías comunistas entre los más jóvenes, la revolución comunista fue tan atroz como el nazismo, y ha desembocado en un neocapitalismo inculto y salvaje. No comprendo cómo no nos sirve de aprendizaje. También me es imposible  comprender el materialismo transformado hoy en día en una nueva fe religiosa. Matizo que no pertenezco a ninguna religión más que a la que aventuró el físico Albert Einstein y denominó religión cósmica. Ojalá escucharan más a Einstein que declaró “los ateos fanáticos eran esclavos, criaturas que en su resentimiento contra el tradicional “opio para el pueblo” no pueden soportar la música de las esferas”.

Todo apunta que la corrupción del ser humano, codicia y materialismo, los extremismos y la destrucción de ecosistema, nos conducen al colapso. De ahí que fotografíe el agua y el aire.

 

“El mundo no es más que un juego cósmico entre dioses y humanos que cambian y transmutan a través de la facultad creativa de la Imaginación”

 

Siendo el hombre un universo en sí mismo, abro los ojos y me miro por dentro, quizás encienda una vela para poder ver mi propia oscuridad. Cuando se mira al espejo ¿ve a la niña o aparece la mujer?

A veces me gusta tratar de ver en el espejo el reflejo de todas las Inkas pasadas y futuras. Juego a que en mi cara se sucedan todos los rostros y tratar así de  comprender que somos siempre todo y uno.

Me interesa mucho la antigua práctica especular que habla de que lo que tenemos adentro está afuera. Desde hace un tiempo práctico este sabio consejo y siempre que surge una incomodidad, un rechazo, una emoción desmedida hacia algo o alguien, trato de observar que mensaje trae para mí. Me es muy útil para desvelar partes desconocidas de mí misma. Además es tan hermosa la idea del juego cósmico de reflejos.

 

Yo no tengo años, yo tengo vida y los bolsillos vacíos de prejuicios y envidia ¿Y usted qué o qué no tiene?¡Tengo todavía un montón de material humano por trasformar! Soy muy saturniana y nunca estoy tranquila. Pero me siento en buen camino, con el ánimo poderoso y con el alma radiante para integrar en mi camino todo lo que es opaco y transformarlo hacia la completitud.

Uno de los temas que más me atrae es la muerte que finalmente es el acto importante de este teatrillo. Recuerdo muy bien de adolescente el contacto con una joven bióloga que me espetó con resolución “la muerte es el final, no queda nada, el cuerpo se descompone y punto”. ¡Cómo me rebelaba ante esa idea! Andrei Tarkovsky escribe en “Esculpir el tiempo” con su peculiar sentido místico y trágico de la vida: “La aspiración del arte es la de preparar a la persona para la muerte, labrar y atormentar su alma, haciéndola capaz de mirar hacia el bien”.

Me fascina hoy en día ver a muchos científicos que se quedan tan panchos soltando grandes sentencias desde su cátedra divina sobre la inexistencia de Dios, del alma, del espíritu, de la psique… Yo sólo pondría la mano en el fuego por lo que dijo Sócrates, inspirado por su daimon:  “sólo sé que no sé nada”. La vida y la muerte son un misterio fascinante. Solo tenemos noción de un 4% de la materia y del resto solo sospechamos que hay materia oscura y energía oscura indescifrable. Puestos a especular prefiero imaginar un mundo donde vida y muerte tienen sentido, al sinsentido irracional de lo que preconizan algunos científicos arrogantes pero con un poder sacerdotal sobre corporaciones, políticos y algunos sectores de la prensa.

 

El sueño solo muere cuando uno deja de soñar ¿dónde los sueños, donde lo real?

La “vacancia del alma” como los llama Marsilio Ficino y otro de nuestros acertijos vivenciales más enigmáticos. Tengo 14 cuadernos de sueños, uno por año, de los que extraje 65 sueños que publicamos en Atalanta  en “Cuaderno de noche”. Hace un año coincidí en Roma con un físico indio del MIT, especializado en cristales, concretamente en el berilio y su aplicación tecnológica. Me llamó la atención porque en uno de los sueños más curiosos que había tenido ese año, un médico me explicaba los usos de los cristales. Abría un armario que contenía muchos frascos además de cristales y me entregaba una bola de un metal que yo misma en el sueño reconocía como berilio. Me indicaba que “todo tenía que salir de adentro hacia fuera”. Al despertar indagué sobre el berilio, del que desconocía todo, aunque en el sueño había sido capaz de reconocerlo. Descubrí que berilios son también cristales como la esmeralda, la aguamarina, el heliodoro, la morganita… No me pareció casual por tanto el encuentro con el científico del MIT. Le conté el sueño y a partir de ahí entablamos una conversación maravillosa sobre las antiguas enseñanzas védicas recopiladas en los textos sagrados hinduistas, budistas, etc. Me habló también de los sueños kármicos. Se definió como un bicho raro porque además de dirigir una universidad tecnológica  era una reconocida eminencia en su especialidad. Por suerte cada vez conozco más bichos raros como este dentro de la comunidad científica, y es curioso porque, cuanto más preparados académicamente, más humildes y más abiertos son. Para mí ese será o es ya, el mundo hacia el que deberíamos tender, poetas, filósofos, artistas, científicos, trabajando juntos, integrando, reuniendo, completando a través de una mente abierta, expansiva, creativa, curiosa. O como escribió Rilke: “Ser las abejas de lo invisible, y libar trémulamente la miel de lo visible en la gran colmena de oro de lo Invisible”.

INKA MARTÍ Una entrevista de Flamenquita Paquita

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR