Header Banner
Header Banner

Carl Honoré

Carl Honoré
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Por: Vicky Tovar

“Llega una nueva era en la que el individuo tendrá más espacio para desarrollarse a sí mismo”

Siempre surgen mentes pensantes con ideas aparentemente utópicas o que rompen radicalmente las normas establecidas. Una de estas es el Slow Life. El periodista canadiense Carl Honoré encabeza la difusión de la idea de “desaceleración” para “hacer mejor las cosas y llevar una vida más humana y placentera”. Su rompedor “El elogio de la lentitud” (RBA. 2005) hizo replantearse a millones de personas su actitud vital, ahora muestra el lado más práctico del slow en “La lentitud como método” (RBA).

¿Le han llamo utópico muchas veces?

Me dicen que el Slow Life es una idea muy linda, que les encanta, pero que es imposible. Pero no es una idea utópica, porque no solo necesitamos ralentizar – sino vamos hacia un desastre seguro, medio ambiente y de todo ‑ sino que además es posible. Cada vez lo hace más gente.

El slow es un proceso lento, valga la redundancia.

Sí. Suelo decir que la revolución Slow no se hace de la noche a la mañana. Otros movimientos que han cambiado el mundo, como el Feminismo, desde los años 60 hasta ahora ha cambiado mucho. Es muy diferente la vida de mi abuela, la de mi hermana y la de mi hija. Hemos pegado un saldo impresionado.

¿Ve voluntad de cambio o la gente está más centrada en llegar a fin de mes?

Estas cosas pueden cambiar cuando hay necesidad y ; y esas dos cosas existen hoy, la gente se queja de la prisa. La gente dice queremos lentitud pero no saben cómo, por miedo o por inercia, por hábito… David Cameron, cuando subió al poder, una de las primeras cosa que hizo fue prohibir el uso del móvil en sus reunidos de gabinete para que la gente escuche, se concentre. Eso es un acto slow.

¿La tecnología es una aliado o un enemigo?

Es un arma de doble filo. Creo que estamos abusando de la tecnología, la estamos usando mal y nos hace daño. Estamos siempre enchufados, siempre distraídos, siempre estimulados y eso hace que no logremos reflexionar. Llega un tweet, reacciono y lo veo; llega un whatsapp y lo miro… Es un carrusel de estímulo y reacción.

¿Estamos un poco ausentes?

Las tecnologías son armas de distracción masiva pero las podemos convertir en herramientas para ser más inteligentes. Aumentan el poder del individuo al poder analizar información y comunicarnos de una manera impensable hace10 años.

¿Lo considera una nueva etapa?

Entramos en una nueva era. Cuando las viejas jerarquías y organizaciones –que parecían pirámides indestructibles- se están hundiendo (bancos, gobiernos…), viene una era donde el individuo tendrá más espacio para desarrollarse a sí mismo; y las personas serán protagonistas de su propia vida.

Volviendo a las bases del slow. Todo el mundo está de acuerdo en que hay que parar un poco, pero el concepto de “lentitud” tiene demasiadas connotaciones negativas.

Esto es porque hemos creado una sociedad contagiada por el virus de la prisa, que glorifica la rapidez y desprecia la lentitud. Esto hace que sea difícil parar, aunque experimentemos en nuestros huesos la necesidad de pisar el freno. Pero por miedo, vergüenza, hábito o inercia seguimos yendo rápido. Pero la gente se está dando cuenta de que la lentitud es una valor positivo en el siglo XXI. Hay que recuperarlo como valor, y destacar que la paciencia sigue siendo una virtud.

¿La situación de crisis, cree que ayudará para replantearnos el modo de vida?

Los momentos de crisis pueden servir para replantearse muchas cosas, aunque no sé hasta qué punto se está dando ahora. Lo que probablemente necesite España es una solución lenta, un replanteamiento de todo. España debería juntar a los representantes sociales para hablar y reflexionar. ¿Qué tipo de España queremos para dentro de 20 años?, ¿Qué España queremos dejar a nuestros hijos?

DH.: ¿El mal de la rapidez afecta más a Europa que a países orientales o la globalización nos ha igualado también en esto?

Vamos todos igual de rápidos. Las sociedades orientales han llegado más recientemente a la rapidez, como es el caso de China. Ellos tienen muchas tradiciones lentas, como la meditación que se ve en los Parque de Hong Kong, la ceremonia de té; en Japón, el taichí. Pero China ahora es una máquina de la velocidad, pero se están dando cuenta de que una sociedad basada en la idea de que la rapidez es un fin en sí mismo es una sociedad sin futuro.

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR